Cuenta Pública Participativa 2012 - Ministro de Transportes y Telecomunicaciones

-A +A

HACER QUE LAS COSAS PASEN

Chile está cambiando. Nuestro país “renovó el motor” por uno más poderoso. El crecimiento económico de 6% que ha logrado el gobierno del Presidente Piñera, ha generado un nuevo impulso que nos acerca al desarrollo.

Este mayor crecimiento ha influido en el comportamiento de las personas. Hasta hace algunos años, los santiaguinos viajaban lejos de la ciudad sólo en los fines de semana largos más importantes y durante las vacaciones. Este año, pudimos evidenciar que esa tendencia se amplió, y las familias han viajado a destinos diversos cada vez que han tenido la posibilidad de disfrutar algunos días libres.

Otro ejemplo claro de los efectos del crecimiento económico en el comportamiento de la población es el crecimiento en el uso de internet móvil en más de 100% en un año, sólo como ejemplo. El desarrollo económico genera aumentos en la movilidad de pasajeros y carga y demanda de conectividad. Frente a esta realidad, como país no podemos seguir improvisando. Necesitamos planificar a largo plazo para estar a la altura de las nuevas necesidades de la ciudadanía y de un país muy próximo a cruzar el umbral del desarrollo.

En el ministerio de Transportes y Telecomunicaciones asumimos el desafío de responder a este nuevo contexto. Y es por eso que estamos impulsando el mayor proceso de transformación desde su creación en 1974.

En los últimos 11 años, el ministerio ha tenido 7 ministros. Durante 6 años fue parte del Ministerio de Obras Públicas, por lo que el énfasis en ese período estuvo más en la infraestructura que en la planificación. Luego de separarse a fines de 2006, enfrentó en febrero de 2007 el inicio de Transantiago, lo que absorbió la mayor parte de los esfuerzos de los ministros y sus equipos técnicos. En políticas públicas de telecomunicaciones, en ese mismo período pasamos de ser líderes regionales a ser uno de los países más atrasados.

Todas estas dificultades hicieron que la cartera debilitara su rol planificador. El resultado fue que la mayor parte del trabajo ministerial consistió en resolver emergencias y dar explicaciones por situaciones de mal funcionamiento de los sistemas de transporte, en lugar de proponer soluciones y mejoras anticipándose a la demanda creciente de una economía en desarrollo como la nuestra.

A toda esta falta de planificación, se sumaron las mayores exigencias de las personas. El aumento del ingreso per cápita se tradujo directamente en aumento del valor del tiempo y por eso, las personas ya no se conforman solo con la posibilidad de desplazarse y de comunicarse. Necesitan elementos de calidad y eficiencia que comienzan a pesar más que la consideración de tarifa en sus decisiones de viaje o de conectividad. Las comunidades más aisladas también han planteado nuevas necesidades de comunicación como mecanismo de integración con las áreas urbanas.

En este sentido, nuestro ministerio requería contar con una estructura capaz de mirar al futuro y responder a las nuevas necesidades de la ciudadanía. Más aun, se hace necesario generar las holguras de servicios e infraestructura que aseguren el crecimiento sin cuellos de botella. Es por eso que desde fines del año pasado nos planteamos el desafío de implementar un proceso de transformación profunda, definiendo como tarea central recuperar el rol protagónico en la planificación integral del transporte y las telecomunicaciones en el país. Pero el desafío también implica transformarnos en la institución encargada de asegurar que los proyectos se concreten en obras tangibles, asegurando el cumplimiento del mandato de velar por la implementación de las políticas públicas sectoriales. Debemos hacer que las cosas pasen.

A partir de un trabajo estructurado en conjunto con los jefes de las unidades y especialistas del ministerio, se analizó todo su ámbito de acción y se llegó a definir como visión o eje estratégico de la gestión ministerial: tener sistemas de transportes y telecomunicaciones que impulsen el desarrollo social y económico de Chile.

Se estableció además que la contribución al desarrollo económico provendrá de mejoras en la eficiencia de las redes de carga, y el aporte al desarrollo social se logrará a través de mejoras de movilidad, conectividad y comunicaciones.

El foco de esta transformación ministerial es potenciar la capacidad de anticipar las soluciones, mirando las ciudades y las redes en plazos de 20 años al menos, y proponer planes de inversión y gestión que aseguren, a la población y a los inversionistas privados, condiciones adecuadas para el desarrollo de sus actividades. Al mismo tiempo, debemos contar con medidas de corto plazo que nos permitan responder a las necesidades inmediatas de las personas.

En este contexto, hemos impulsado con mucha energía la creación de la Superintendencia de Telecomunicaciones, cuyo Proyecto de Ley se encuentra actualmente en la Cámara de Diputados. Adicionalmente, hemos incorporado a nuestras responsabilidades la Agenda Digital que está delineando los próximos 8 años en esta materia. Estamos analizando alternativas para una nueva política satelital y hemos impulsado con mucha fuerza la convergencia de sistemas de telecomunicaciones, incentivando la competencia y la calidad del servicio.

En el área de Transportes, la Coordinación de Planificación y Desarrollo, que integra las funciones de Sectra, UOCT, Transporte y Urbanismo y la Unidad de Gestión de Corto Plazo, tiene el objetivo de cubrir la planificación de largo plazo, las soluciones inmediatas de congestión urbana, el control del tráfico y la consistencia de las soluciones de transporte con los aspectos urbanos de diseño.

También creamos el Programa Logístico cuyo foco principal es potenciar las redes de carga y asegurar que la infraestructura esté disponible a tiempo en todos los ámbitos que controla. Cubre el transporte de carga por carretera, ferrocarriles, puertos y aeropuertos con el objeto de contribuir al desarrollo económico y la mayor competitividad del país.

Además, sentamos las bases para la creación 4 entidades dependientes del MTT, pero con importantes niveles de autonomía. Sus nombres definitivos aún no están establecidos, pero podemos describirlas así:

Fiscalización de Transportes. Iniciamos el proceso de transformación del actual programa de Fiscalización para convertirlo en una agencia que con el respaldo jurídico y administrativo que le permita cumplir adecuadamente con sus labores de fiscalización de los servicios de transporte público en sus diversos modos, y de esta forma, garantizar el cumplimiento de la normativa vigente. Así se podrá asegurar que los usuarios reciban servicios de transporte público de calidad, seguros y eficientes. Este nuevo organismo entregará servicio a las unidades internas, controlando también el cumplimiento de contratos y de calidad de la oferta, con directo impacto sobre el bienestar de los usuarios.

Seguridad del Tránsito (actualmente Conaset). Sentamos las bases para dotar a Conaset en las facultades necesarias que nos permitan alcanzar los estándares de países desarrollados en materia de seguridad de tránsito. En Chile mueren 5 personas al día en accidentes de tránsito. Aunque esta cifra representa uno de los mejores índices de América Latina, es 5 veces más alto que los de países desarrollados. Estamos reforzando el trabajo en regiones para fortalecer la tarea de prevención y aumentar el rango de acciones para sensibilizar a la población en forma más efectiva.

Transporte Público Metropolitano. Iniciamos el trabajo para transformar la Coordinación de Transantiago en una entidad capaz de coordinar las operaciones de todos los servicios de transporte público en la región, bajo una mirada única e integrada. Esto implica coordinar las operaciones de Transantiago agregando instancias de trabajo con Metro, EFE y operadores privados de taxis colectivos, entre otros.

Transporte Público Regional. De manera similar a la Región Metropolitana, iniciamos instancias de coordinación de los servicios de transporte público en el resto del país, que responden a la identidad y cultura locales, con consejos consultivos también en cada región y el apoyo técnico de los especialistas centrales para resolver los sistemas en cada lugar según su realidad.

La nueva División de Usuarios es parte de este proceso de transformación. Trabaja ya en conocer de cerca cuáles son las exigencias, necesidades y características de los usuarios, tanto en Santiago como en regiones. Esto incluye usuarios finales y contrapartes intermedias, como las empresas operadoras.

La División de Normas, continúa a cargo de la creación y adaptación de la normativa del sector y ahora también se encarga del trabajo con los gremios, con el objeto de avanzar en conjunto en visiones sectoriales de largo plazo.

Las unidades de soporte se mantienen concentradas en la División Legal, la División de Administración y Finanzas y la nueva área de Personas orientada al desarrollo de talentos.

Todo este proceso de transformación está registrando avances importantes. Los invito a revisar los más relevantes.

Fechas

Fecha de Inicio: 19 de Diciembre 2012
Fecha de Término: 19 de Diciembre 2012
Fecha de Respuesta de Gobierno: 29 de Enero 2013

Medios Digitales

Respuesta de Gobierno

Habiéndose cumplido el plazo establecido para recibir consultas y observaciones de parte de la ciudadanía, se ha recibido la siguiente observación: GUILLERMO ANTONIO SILVA FERNANDEZ silvafernandez1@xxxxxxxx.com METROPOLITANA MAIPU MASCULINO TECNICO JURIDICO MUY ASERTIVA LA CUENTA PUBLICA Y MAS AUN SI SON DE CONOCIMIENTO PUBLICO MASIVO... ME AGRADARÍA BASTANTE FORMAR PARTE DE ESTE GRAN EQUIPO DE TRABAJO. UN SALUDO PARA TODOS UDS. GUILLERMO SILVA FERNANDEZ Respuesta: Muchas Gracias
Subsecretaría General de Gobierno
Ministerio Secretaría General de Gobierno
Unidad de Modernización y Gobierno Digital
Ministerio Secretaría General de la Presidencia